Mundial Sudáfrica 2010

Las otras 'estrellas' usan fregona

Comparte esta noticia »
14/06/2010

Meditaba sentado en la grada del majestuoso Soccer City, amodorrado por el sol del mediodía, mientras presenciaba las evoluciones de Holanda. Reflexionaba sobre lo que sería de los 'tulipanes' sin Robben, y de lo que insisten en los rondos durante los entrenamientos. Todo son juegos con balón, nada de trabajar el físico sin el tesoro que tanto se aprecia durante los partidos. Por algo casi siempre juegan bien, aunque al final suelan marcharse de los campeonatos sometidos, con el rabo entre las piernas. Y pensaba en que Argentina me empieza a dar cierto miedo. Ver a Maradona correr como un poseso por el banquillo, jugar otro partido, entrar cuando le da la gana en el césped, arengar a su gente, y observar a una afición tan pasional como la albiceleste, sobrecoge. Pero mucho más asusta comprobar que Messi asumió un protagonismo ante Nigeria que recordó al del Barça y al del propio 'Pelusa' en México'86. 

Leo fue el dueño del regate, de la internada y de las ocasiones. Le faltó el gol y mostró cierta ansiedad. Pero si es capaz de asociarse con sus compañeros sólo al 50% de lo que lo hace con los azulgrana, los sudamericanos pueden transformarse en un rival con mayúsculas. Nunca le había visto tan bien integrado en la selección como ahora,  tan participativo, tan arropado por su técnico, sus compañeros y su afición. Y recuerdo que cuando Argentina estaba de pena, casi le agua la fiesta a España en el Calderón. A base de patadas, es cierto, pero llevó el partido a su terreno. Ojito con ellos.Pero lo que de verdad me dejó acojonado fue girar la cabeza y observar cómo se limpiaban las escaleras del Soccer City y se sacaban brillo a las letras que indican las filas. Jamás he visto algo semejante.

Unas negritas con fregona en mano pero en sentido literal. Enormes cubos de agua con detergente, lejía o algún producto corrosivo, y los escurridos los hacían con ambas manos, y sin guantes. Así las tienen. cortadas, llenas de callos, destrozadas, por más que, coquetas ellas, se 'barnicen' las uñas de rojo.Avergonzado, me acerqué a una. Chapurreando algo de inglés, me contó su historia laboral. Se llama Victoria y cuenta que trabaja para la empresa Expo Center, imagino que contratada por la FIFA, sólo para el Mundial. Y que trabaja once horas al día, de siete de la mañana a seis de la tarde. Y que cobra 120 'rands' por jornada, menos de 12 euros. Y sonríe, lo considera un lujo si se tiene en cuenta que la cuarta parte de la población sudafricana vive con un euro al día. Son las verdaderas jornaleras del Mundial. ¿Qué hubiera ocurrido sin la llegada al poder de Nelson Mandela? Mejor ni pensarlo. Volver a la rutina del fútbol cuesta. Créanme.

CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
| Comparte esta noticia »
Opina

* campos obligatorios


Listado de Comentarios

el autor

Ignacio Tylko

Ignacio Tylko rss

El enviado especial a Sudáfrica nos cuenta en primera persona las vivencias y el ambiente que se vive en la zona con la llegada del Mundial

rss