Mundial Sudáfrica 2010

Turcos, tunecinos y polacos engrandecen a Alemania

Comparte esta noticia »
28/06/2010

Como la FIFA y los árbitros no tienen remedio por culpa de una reglamentación anquilosada en el antiguo régimen que abomina de las nuevas tecnologías, casi mejor centrarse en asuntos meramente futbolísticos. Ni el suizo Blatter, ni el uruguayo Larrionda, ni el italiano Rossetti, todos con su cuadrilla de 'ayudantes' y vividores, pueden convertirse en las estrellas del Mundial aunque lo pretendan con su afán de protagonismo desmedido.

Pero cuidadín porque algún día se generarán incidentes graves de público y habrá que exigirles responsabilidades por dolo o imprudencia temeraria. Qué sentido tiene que los partidos se puedan ver por los videomarcadores del estadio y que 50.000 personas observen que un balón entra medio metro o que hay un 'Apache fuera de lugar', como dirían los mexicanos, y que los trencillas no se enteren. O que si lo ven se hagan los suecos. Si no hay imágenes para pitar, no debe haber videomarcadores para el inmediato juicio público. Se antoja una provocación a los aficionados inadmisible. ¿Se acuerdan del cabezazo de Zidane a Materazzi en Berlín? Ahí sí se ayudaron de ese 'luminoso' para castigar al francés.

Como nunca se sabrá lo que hubiera pasado, convendrán que quizá Larrionda hizo un favor a Capello, que encontró así un buen motivo para justificar el fracaso sin paliativos en su primer Mundial. Cuatro partidos y sólo una victoria, ante Eslovenia. Alemania hizo añicos su mezquino planteamiento. Todos los italianos, fuera de Sudáfrica. Gerrard escorado a la izquierda, más preocupado de tapar que de construir, es un delito.Joachim Löw, el atrevido técnico que apuesta por delanteros y un medio punta, va a tener que levantar un monumento a Kevin Prince Boateng, el 'odiado' ghanés que tiene un hermanastro en la 'Mannschaft' y que lesionó a Ballack. Si estuviera la decadente estrella del Chelsea, seguro que Özil no disfrutaría de minutos. O igual Müller sería suplente, o Khedira...Con ellos, la gran Alemania se regenera. Turcos, tunecinos y Klose y Podolski, la pareja polaca de moda.  La mezcla les mejora.

CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
| Comparte esta noticia »
Opina

* campos obligatorios


Listado de Comentarios

el autor

Ignacio Tylko

Ignacio Tylko rss

El enviado especial a Sudáfrica nos cuenta en primera persona las vivencias y el ambiente que se vive en la zona con la llegada del Mundial

rss