Mundial Sudáfrica 2010

Selecciona otro jugador
Andrés Iniesta Luján

Andrés Iniesta Luján

Edad:
26
Fecha de nacimiento:
11/05/1984
Estatura y peso:
1.75m 63 kg
Demarcación:
Medio
Club:
Barcelona
Número internacionalidades:
48
Velocidad 9/10
Regate 10/10
Remate 7/10
Visión de juego 7/10
Estadísticas en el mundial
Partidos jugados:
6
Partidos titular:
6
Partidos suplente:
0
Minutos:
586
Goles:
2
Goles penalti:
0
Asistencias:
5
Tarjetas amarillas:
1
Tarjetas rojas:
0
posición de Andrés Iniesta Luján

el análisis

El crack humilde

Pequeñito pero matón, un crack pero humilde, obstinado pero respetuoso. Su presencia en el campo, notable, perpetua, manifiesta, es necesaria como los rayos del sol. Si no, algo se resquebraja. Andrés Iniesta se ha convertido en las últimas temporadas en uno de los indispensables tanto en el F.C. Barcelona como en la Selección española a fuerza de su calidad y su saber estar.

Es todo un fijo en el once titular si se espera sacar el mayor provecho posible al centro del campo. Introvertido y tímido, Iniesta es el ejemplo del buen dominio del balón sin florituras, ni excesivos regates. / Archivo Es todo un fijo en el once titular si se espera sacar el mayor provecho posible al centro del campo. Introvertido y tímido, Iniesta es el ejemplo del buen dominio del balón sin florituras, ni excesivos regates. / Archivo
por José Manuel Sánchez

Es todo un fijo en el once titular si se espera sacar el mayor provecho posible al centro del campo. Introvertido y tímido, Iniesta es el ejemplo del buen dominio del balón sin florituras, ni excesivos regates, ni elementos insustanciales. Los justos y necesarios pero con la mirada puesta en el ataque y, sobre todo, pintando un mapa de sus compañeros, a los que tiene controlados en cualquier momento. Distribuidor infatigable de balones, cualquiera se rinde ante su elegancia.

La precisión que imprime al equipo, valiosa, eficaz, es producto de estar siempre bien posicionado. Porque él uno de los cerebros, porque él manda, él marca el ritmo, al igual que lo hacían dos de sus referentes deportivos: Michael Laudrup y Josep Guardiola. Es así de simple, él pone la banda sonora al equipo, como Coldplay o Estopa no fallan en su iPod.

Uno de los recuerdos que posee con mayor cariño tuvo sabor a gloria. Era un 6 de mayo cuando todo el barcelonismo se levantó de sopetón del sillón en que se encontraba cuando Iniesta, en el minuto 93 y con una sensación de tenerlo casi todo perdido, entró en la historia del fútbol por la puerta grande con un zapatazo increíble, que dio el pase al Barça para la finalísima de la Liga de Campeones, que acabaría ganando. En ese momento, Stamford Bridge, enmudeció y palideció como nunca antes lo había hecho.

El héroe llegó al mundo un 11 de mayo de 1984 en Fuentealbilla, un pequeño pueblo de Albacete de poco más de 2.000 habitantes, en el seno de una familia trabajadora. De ahí le viene la humildad, claro. La elocuencia tampoco es su fuerte pero lo suple con la simpatía. Iniesta, aquel que encadena tópicos ante los micrófonos, es uno de esos jugadores al que es difícil arrancarle cuatro frases seguidas.

Procedente de la cantera azulgrana, la Masía, cuidadosa con los jóvenes talentos, mimó al jovencito Andrés como diamante en bruto. Debutó en el primer equipo de la mano Van Gaal, temporada 2002-03. Pero sería un año después cuando se convirtió en fijo de la primera plantilla hasta acabar siendo imprescindible.

En la Selección, es harina de otro costal. Fue incluido en la lista de la Roja para el Mundial de Alemania, dirigido por Luis Aragonés, ante Arabia Saudí. Pero, pronto, se hizo un hueco, consiguiendo ser titular en 2008 durante la Eurocopa, mismo año en el que su pueblo natal colgó el cartel de una calle en su honor. Otro de sus logros.

rss