Mundial Sudáfrica 2010

Selecciona otro jugador
Xabier Alonso Olano

Xabier Alonso Olano

Edad:
28
Fecha de nacimiento:
25/11/1981
Estatura y peso:
1.83m 75 kg
Demarcación:
Medio
Club:
Real Madrid
Número internacionalidades:
75
Velocidad 5/10
Regate 6/10
Remate 9/10
Visión de juego 10/10
Estadísticas en el mundial
Partidos jugados:
7
Partidos titular:
7
Partidos suplente:
0
Minutos:
620
Goles:
0
Goles penalti:
0
Asistencias:
6
Tarjetas amarillas:
1
Tarjetas rojas:
0
posición de Xabier Alonso Olano

el análisis

Una visión diferente

Aunque carece del marketing y del potencial mediático de otros jugadores, el guipuzcoano es uno de los valores más seguros de la selección. Sin hacer ruido, se ha labrado una trayectoria internacional que le hace ser el quinto futbolista del plantel que más partidos ha disputado con la roja, sólo superado por Casillas, Xavi, Pujol y Torres. Por esta razón y por la madurez que ha experimentado en su juego en los últimos años, está llamado a ser uno de los pilares del conjunto de Del Bosque.

Alonso, uno de los valores seguros de La Roja. / Archivo Alonso, uno de los valores seguros de La Roja. / Archivo
por Miguel González

Y es que nadie como él interpreta ese nexo de unión entre la defensa y el centro del campo que requiere jugar en su posición. Defensivamente cumple con sobresaliente las tres exigencias que se piden a todo 'cuatro': dominio del juego aéreo para evitar que el equipo tenga que recular si el rival te supera por alto; rigor táctico para interpretar en qué momento debes salir a la presión y en cuál debes guardar la espalda al compañero; e inteligencia para realizar la cobertura a los centrales cuando el balón supera tu posición. Parece fácil de decir, pero pocos jugadores del mundo saben discernir las diferentes situaciones de juego a la velocidad a la que él lo hace. Su paso por la Premier League y sus cinco años junto a Benítez le han ayudado a reforzar estos conceptos y le han convertido además en un muro de granito en la medular.

Su inteligencia en el juego la aplica en su misma expresión a la hora de atacar. Más destacable que sus espectáculares cambios de orientación, indispensables sobre todo ante enemigos que te asfixian con la presión, es su alto porcentaje de acierto en la entrega. No falla un pase y lo que es mejor, rara vez supera los dos toques a la hora de ejecutarlo. Ello confiere siempre continuidad y velocidad al juego colectivo. Y es que la gran singularidad de Xabi es que reúne dos condiciones que difícilmente se pueden dar en un jugador. La primera es su visión de juego y rapidez de pensamiento, lo que le hace ir dos jugadas por delante del resto. La otra es que es capaz de llevar a la práctica aquello que ha pensando. Como dirían en el viejo Oeste: donde pone el ojo, pone la bala.

A todo esto se añade un espíritu competitivo y una fe en sus posibilidades sin límites, hererados de su padre Periko, el pulmón de la Real campeona de los ochenta. Un ejemplo fue el penalti que dio la Champions al Liverpool en 2005 ante el Milán. Después de ir perdiendo por 3-0 al descanso, los reds acortaron distancias y se situaron 3-2, cuando llegó la pena máxima. Mientras a los capos del vestuario les temblaron las piernas, un bisoño recién llegado al equipo de 23 años cogió rápidamente el balón. No le importó que hasta ese momento no hubiera lanzado ninguno como profesional. Él sólo pensaba en la gloria: «Nunca voy a tener una ocasión así de marcar en la final de la Champions», me confesó días después cuando le pregunté por su osadía. En esto también tiene una visión diferente. Y no hablo del juego, sino de la vida.

rss